ALCOHOLISMO DE SOCIEDAD

Autora

Garcés Martínez, L.*
Lorente Pomar, A. B.*
Morilla Valero, C.*
Vicedo Sánchez, V. M.ª*

* D.U.E.

Resumen


Introducción: El alcohol es una de las drogas de fácil acceso y poderosa propaganda que se ha convertido en un problema social. El alcohol es la droga más ampliamente empleada por los adolescentes.
Objetivo: Describir características y frecuencia del uso y abuso del alcohol en la adolescencia.
Material y métodos: Estudio transversal mediante cuestionario autoadministrado, con una muestra de 125 individuos de la ciudad de Valencia, con un rango de edades entre 15 y 35 años. El cuestionario está compuesto por 31 ítems con respuesta cerrada y de opción múltiple.
Resultados más relevantes fueron: El 44% eran bebedores habituales siendo las mujeres mayoritarias en el consumo. El 97% tiene una edad de inicio entre 15 y 20 años y no hay ninguna preferencia por una bebida específica. La ingestión de alcohol se asocia al consumo de otras sustancias adictivas.
Conclusión: Consideramos el consumo de alcohol como un gran problema de Salud Pública y por tanto la introducción de Programas de Prevención.

PALABRAS CLAVE: Alcohol. Adolescencia. Sustancias adictivas. Bebedor. Consumo.

INTRODUCCIÓN

El empleo de bebidas alcohólicas es antiquísimo y aparece difundido entre todos los pueblos de la tierra, que desde los albores de la humanidad aprendieron a preparar una amplia gama de bebidas partiendo de la fermentación de sustancias azucaradas.

Pero si el consumo moderado de vinos, cervezas y otros productos de escasa graduación alcohólica han entrado a formar parte de la dieta habitual de muchas gentes, igualmente antigua y ampliamente difundido es al abuso de tales bebidas, sobretodo las de mayor contenido alcohólico, que se remonta prácticamente a cuando el hombre descubrió que podían tener efectos embriagadores (1).

El consumo de alcohol, ha sido reconocido como factor de integración social y favorecedor de la convivencia. El alcohol es una de las drogas que por su fácil acceso y poderosa propaganda se ha convertido en un verdadero problema social, en casi todos los países y en todas las edades a partir de la adolescencia. El alcohol es la droga más ampliamente empleada por los adolescentes.

La adolescencia es una etapa especialmente vulnerable en cuanto a la experimentación y adopción de diversas conductas, entre las que se encuentra el consumo de sustancias adictivas como el alcohol.

En los jóvenes los problemas derivados del abuso del alcohol son distintos a los del adulto y no encontraremos aquí complicaciones somáticas graves, ni problemas de índole laboral, pero predominan en cambio los problemas familiares y de relación con los profesores y compañeros, disminución del rendimiento escolar, conductas violentas, alteración del orden público, accidentes de tráfico, así como conductas sexuales de riesgo (Bedate). Existen dos posturas claramente enfrentadas para prevenir el abuso de alcohol entre los jovenes:

1) Unos preconizan incrementar el grado de conocimiento sobre los riesgos y consecuencias del consumo abusivo (retrasando en lo posible la edad de inicio y promoviendo actitudes que favorezcan un consumo moderado.

Argumento: el riesgo no está en probar el alcohol, si no en la forma de beber y en las cantidades ingeridas.

Mensaje: lo malo no es beber, si no beber en exceso y sin control.

2) Otros se plantean por el contrario objetivos ambiciosos recomendando la abstinencia completa, evitando cualquier tipo de consumo.

Argumento: las cantidades de alcohol que se consideran peligrosas para la salud (16 o 24gr/d), descienden a medida que la ciencia muestra los crecientes índices de morbilidad, y son solo validas para los adultos sanos entre 40 y 50 años.

Mensaje: el alcohol siempre es potencialmente peligroso (Bedate).

No debemos olvidar como profesionales de enfermería algunos de los diagnósticos aprobados por la NANDA referentes al alcoholismo;

- Aislamiento social relacionado con conducta social inaceptable, valores.

- Alteración de la nutrición: por defecto relacionado con la anorexia.

- Alteración del patrón sueño relacionada con irritabilidad, pesadillas, temblor.

- Alto riesgo de lesión relacionado con alteración de las funciones sensoperceptivas.

- Alto riesgo de violencia relacionado con consumo de alcohol, conducta impulsiva, desorientación, deterioro de la capacidad de juicio.

- Ansiedad relacionada con la pérdida de control.

- Trastorno del autoestima relacionado con el fracaso en los acontecimientos de la vida. (3)

OBJETIVOS

El objetivo de este trabajo es describir las características y frecuencia del uso o abuso de alcohol en la adolescencia y en adultos jóvenes.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se realizó un estudio transversal mediante cuestionario autoadministrado. El cronograma de trabajo abarcó desde el 1 de Octubre del 2000 hasta el 1 de Enero del 2001.

La muestra de sujetos estaba compuesta por 125 individuos seleccionados de manera aleatoria, entre la población de la ciudad de Valencia con un rango de edades comprendido entre los 15 y 35 años.

Se utilizó un cuestionario de 31 ítems con respuesta cerrada y de opción múltiple, destinada a conocer comportamientos ante el alcohol y lo que ello conlleva. Cuatro personas realizaron la administración de todos los cuestionarios, explicando previamente en que consistía la encuesta, la importancia de responderla y el modo de hacerlo, haciendo especial hincapié en el anonimato y veracidad de las respuestas.

Las variables del estudio fueron:

- Variable dependiente: bebedores habituales, ocasionales, no bebedores.

- Variable independiente: datos personales del encuestado (edad, sexo, estado civil y profesión), grado de conocimiento de los encuestados sobre el consumo abusivo del alcohol.

Los programas: Excel y Word constituyeron el soporte informático.

Para el tratamiento estadístico se utilizaron índices de estadística descriptiva.

RESULTADOS

De un total de 125 encuestados, de los cuales el 62% eran mujeres y el 38% eran hombres, hemos obtenido los siguientes datos:

• Como se refleja en la figura 1; el 44% son bebedores habituales, siendo un 26% mujeres y un 18% hombres. Así mismo en los bebedores ocasionales también obtenemos que las mujeres superan en cifras a los hombres; del 50%, 31% son mujeres y 19% hombres. Al contrario sucede con los no bebedores; ya que del 6%, el 4% son mujeres y el 2% hombres.

 

FIGURA 1

 

• Con respecto a la edad de inicio, tanto los bebedores habituales como los ocasionales, se inician en su mayoría a la edad comprendida entre 15 y 20 años, siendo el 97%.

• El 80% de los encuestados afirma consumir alcohol en los lugares de ocio (Figura 2).

 

FIGURA 2
Lugar de ingesta

 

• Aunque la mayoría de los encuestados eran estudiantes (68%), gastaban de 1000 a 3000 pts. a la semana en alcohol.

• Es importante destacar que el 41% no tiene preferencia por ningún tipo de bebida específica; siendo el Whisky y similares la opción más elegida después de esta, 32% (figura 3).

FIGURA 3
Tipo de bebida consumida

FIGURA 4
Sustancias adictivas asociadas al consumo de alcohol

 

• De todas las sustancias adictivas que se asocian al consumo juvenil de alcohol, el tabaco en un 74% ocupa el primer lugar, seguido de la cocaína en un 68% y la hierba en un 21%, además de otras drogas ilegales. Basándonos en una población del 36%, ya que el 58% de los encuestados no acompañan el alcohol con otras sustancias estimulantes (figura 4).

• De los consumidores de estas sustancias adictivas que acompañan al alcohol; el 84% tiene buena relación familiar y siendo un 5% el que tiene una mala relación familiar .

• En cuanto a los hábitos de salud, un 65% opina que con moderación el alcohol es saludable; mientras que por el contrario un 34% piensa que no lo es (figura 5).

FIGURA 5
¿Consideras el alcohol saludable?

 

 

• En el 73% de los bebedores (tanto habituales como ocasionales) algún miembro de su familia consume alcohol; mientras que en la población no bebedora no influye el consumo de alcohol de su familia ( el 50% beben y el 50% no beben).

 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

La edad de inicio en el consumo de alcohol es muy temprana oscilando entre los 15 y 20 años. Los jóvenes que comienzan a beber alcohol más pronto presentan un patrón de consumo más elevado que los que empiezan más tarde.

El inicio se suele producir en las fiestas familiares, pero las primeras experiencias de borracheras tienen lugar fuera de casa junto a los amigos.

La cantidad de alcohol consumido está muy en relación con la edad, siendo los 15-18 años las edades que marcan el inicio del consumo masivo.

El número de consumidores y la cantidad de alcohol ingerida, es mayor en mujeres que en hombres, según nuestro estudio, esto puede ser debido a que el número de mujeres encuestadas es mayor que el de hombres o también a los cambios en los hábitos de vida en la mujer.

Hemos observado que no se tiene preferencia por ningún tipo de bebida especifica, siendo el whisky y similares la opción más elegida.

El consumo es predominantemente durante los fines de semana y mayoritariamente en lugares de ocio.

Debido a la falta de tolerancia y al consumo de otras sustancias, pequeñas cantidades de alcohol pueden producir efectos muy intensos. De todas las sustancias adictivas que se asocian al consumo juvenil de alcohol el tabaco ocupa el primer lugar seguido de la cocaína, hierba y otras drogas ilegales, destacando que en dicho consumo no existe influencia con las relaciones familiares.

Respecto a las actitudes hacia el consumo del alcohol, se muestra un mayor acuerdo con los planteamientos favorecedores del consumo de alcohol.

Quizás mucha gente piensa que mientras que no se conviertan en alcohólicos típicos, las consecuencias de beber frecuentemente y en altas dosis no son tan alarmantes, pero los estragos del alcohol pueden ser graves y muchos de ellos irreversibles. El alcoholismo es una enfermedad crónica, progresiva y a menudo mortal, es un trastorno primario y no un síntoma de otras enfermedades o problemas emocionales.

Con estos resultados consideramos que el alcohol es un importante problema de Salud Pública.

BIBLIOGRAFÍA

1. Salvat, J. (1974): “Salvat medicina enciclopedia de conocimientos básicos, T-1”. 1.ª Ed. Ed Salvat.
2. L. Prieto Alviño; M. A. Escobar Brabo; L. Palomo Cobos; A. Galindo Casero; R. Iglesias Gonzalez; A. Estebez Calderero: “Consumo de alcohol en escolares de la Comunidad Autónoma de Extremadura”. Atención primaria. Vol. 25. Num 9. 31 Mayo 2000.
3. Gispert, C. (1996): “Diccionario de medicina Oceano Mosby”. Ed. Oceano.