ATENCIÓN DE ENFERMERÍA EN LA OBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA POR CUERPOS EXTRAÑOS. LACTANTE, NIÑO, ADULTO

Autores

Sancho Sánchez, M.ª J.*
Loro Sancho, N.**
Algora Rangel, F.***
Sancho Sánchez, M.ª T.****

* D.U.E. Unidad de Urgencias H.G.U.V.
** D.U.E. Unidad de Urgencias H.G.U.V. y Corporaciones Locales.
*** Superv. Unidad de Urgencias H.G.U.V.
**** D.U.E. Unidad de Urgencias. H.G.U.V.

Resumen


En este trabajo se analizan las diferentes causas que pueden producir la asfixia en la infancia y en la edad adulta consecuente a una obstrucción de las vías aéreas.
Se hace una relación en cuanto a la prevención, se elaboran una serie de objetivos a llevar a cabo y se dan unas pautas de la conducta a seguir a fin de poder solucionar el problema con medios manuales.

PALABRAS CLAVE: Obstrucción de la vía aérea por cuerpos extraños. Permeabilización.

INTRODUCCIÓN

La obstrucción brusca de la vía aérea superior por cuerpos extraños puede provocar un cuadro de asfixia que si no se resuelve rápidamente puede evolucionar, cuando la obstrucción es completa, a la parada respiratoria seguida de parada cardíaca y muerte. Su incidencia es mayor en niños y en lactantes así como en adultos en situaciones de disminución del nivel de conciencia (alcoholismo agudo, enfermos neurológicos...).

En la infancia generalmente es debido a sus juegos habituales con objetos muy pequeños y a su tendencia natural a introducirlos en su propio cuerpo a causa de su curiosidad infantil.

En los niños, la asfixia constituye una seria amenaza por la propensión que tiene de llevarse todo cuerpo extraño a la boca, e incluso por el marcado placer que experimentan en comer caramelos.

Un cuerpo extraño en la vía respiratoria alta (faringe, laringe o tráquea) puede interrumpir parcialmente el flujo de aire. En los primeros años de la vida la curiosidad que hace que el niño se lleve todo a la boca aumenta significativamente el porcentaje de estos accidentes. La muerte por asfixia es la segunda causa por accidente doméstico en niños menores de tres años, seguido de los accidentes de trafico. De estas aspiraciones corresponden el 90% a frutos secos.

La ingesta en estos pequeños es “muy peligrosa” ya que poseen un mecanismo de deglución inmaduro y el alimento puede pasar a las vías aéreas.

Al producirse la aspiración, el cuerpo extraño puede pasar a la tráquea provocando la muerte en pocos segundos, o bien pasar a los bronquios pulmonares crónicos.

CAUSAS DE ASFIXIA

Las causas de asfixia se reunen en dos grupos principales:


El atragantamiento

El atragantamiento se produce por la deglución de cuerpos extraños que se implantan en la luz de los conductos respiratorios. Hay una larga lista de alimentos sólidos que pueden producir asfixia por atragantamiento en los bebés: caramelos y dulces de forma esférica (especialmente los que exceden de 2-3 cm. de diámetro) bolitas de anís, legumbres secas (judías, garbanzos) palomitas de maíz, migas de pan, huesos de frutas, aceitunas, espinas de pescado y semillas de frutos: avellana, almendras, cacahuetes, etc.

En un lactante la asfixia puede venir por la aspiración del vómito por las vías aéreas.

• También puede asfixiarse si aspira objetos como botones pequeños, medallas, canicas, pinzas del chupete, cuentecillas de collares, monedas etc.


La sofocación

La sofocación puede producirse de forma accidental en la cuna y en la cama por el uso de almohadas y almohadones, por la introducción de la cabeza del niño entre los barrotes de la cuna o debido a las colchas y sábanas. También se puede producir si un adulto se duerme en la misma cama con el niño, ya que durante el sueño, y de forma fortuita, puede axfixiarle.

Otra causa de sofocación

Pueden producirse en los juegos en los que hay que encapucharse con bolsas de material de plásticos o utilizar cascos y caretas de juguete, igualmente la utilización de ropas no adecuadas como capuchas, bufandas largas, etc.. pueden ser causa de un accidente de este tipo. Sin excluir el ahogamiento en bañeras y cubos llenos de agua.

OBJETIVOS

• Extracción del objeto que esté obstruyendo la vía aérea.

• Permeabilización de la vía aérea mediante las técnicas manuales.

• Reanimación respiratoria y/o cardiorespiratoria.

• Reanudación de la función respiratoria.

PREVENCIÓN

En los lactantes y en los niños

Las principales normas preventivas a seguir en los accidentes que producen asfixia son las siguientes:

• Enseñar a los niños a comer correctamente, de modo que no se lleven a la boca grandes bocados y a que no deglutan deprisa y sin la suficiente masticación los alimentos.

Cuando la tarea de alimentar al bebé se hace engorrosa, no se debe de aprovechar jamás la boca abierta por el llanto para introducir la comida.

• Evitar que el niño juegue con objetos lo bastante pequeños como para que pueda introducirlos en la boca o que emplee juguetes que al ser mordidos puedan desprender fragmentos.

• No debemos de dar el ejemplo de llevarnos objetos pequeños, (agujas, clavos, trozos de papel). Debería de evitarse siempre dar frutos secos a niños menores de tres años.

 

(Los menores no tienen un control adecuado del mecanismo de deglución, estos alimentos pueden pasar fácilmente al árbol respiratorio debido a su tamaño pequeño).

CONDUCTA A SEGUIR


Adultos y niños mayores de más de 1 año

La obstrucción parcial o incompleta puede permitir o no una ventilación suficiente. Suele mostrar un paciente consciente pero muy agitado, con una respiración dificultosa con tos, ronquidos (si la obstrucción en hipofaríngea) estridor (si la obstrucción es laríngea). y/o sibilancias con un chasquido audible si es traqueal.

En los casos de obstrucción parcial severa la tos será débil e inefectiva, habrá tiraje supraclavicular e intercostal.

Una obstrucción parcial no severa puede ser solucionada por la propia víctima con la tos o puede evolucionar a una obstrucción mayor o completa por desplazamiento del cuerpo extraño. Si el cuadro no se soluciona y progresa, deberemos actuar como en la obstrucción completa.

En la obstrucción completa la víctima no puede hablar ni toser, se muestra muy agitado y, en muchas ocasiones, señala su situación de asfixia con las manos en el cuello. Se instaura una cianósis rápida y en pocos minutos sobreviene la inconsciencia.

La actuación de reanimador debe de ser rápida y decidida. Las maniobras más extendidas por su eficacia y por su sencillez para el aprendizaje son las llamadas “Maniobras de Heimilich”.


Maniobra de Heimilch

Descrita en 1974 su objetivo es producir un aumento de la presión intratorácica que genera un flujo aéreo espiratorio capaz de expulsar el cuerpo extraño.


1. Paciente consciente: sentado o de pie:

1.º Colocarse detrás de la víctima y rodear su cintura con los brazos .

2.º Situar un puño en el abdomen del paciente con la parte del pulgar hacia dentro, en el epigastrio, lejos del xifoides y del reborde costal.

3.º Coger el puño con la otra mano.

4.º Presionar el puño con un movimiento rápido hacia arriba y adentro.

En embarazadas y en pacientes muy obesos se puede realizar la maniobra de forma similar, pero abrazando el tórax del paciente (tercio inferior torácico, alejado de la apéndice xifoides (coincidiendo con el área de masaje cardíaco) en lugar del abdomen.

Esta maniobra se repetirá hasta la expulsión del cuerpo extraño o hasta la inconsciencia del paciente. Si los brazos del reanimador no abarcan la cintura de la víctima, se debe de actuar como si estuviera inconsciente.




2. Maniobra de Heimlich en paciente inconsciente

Se realiza con el paciente en decúbito supino.

1.º Situarse sentado sobre los muslos del paciente.

2.º Colocar el talón de una mano sobre el epigastrio del paciente, alejado de la apéndice xifoides.

3.º Situar la mano encima de la primera.

4.º Presionar el abdomen con un movimiento rápido hacia arriba, empujando sobre el peso de su cuerpo.

5.º Repetir la compresión cinco veces. En las embarazadas y en el paciente obeso se realizan “5 compresiones torácicas” hasta que la maniobra tenga éxito.

EXTRACCIÓN MANUAL DEL CUERPO EXTRAÑO (Barrido digital)

Se emplea en pacientes adultos inconscientes en los que no entra el aire, y tiene por finalidad la movilización y/o extracción del cuerpo extraño.

Una vez abierta la boca hay que coger la lengua y la mandíbula de la victima entre el dedo pulgar y el resto de los dedos de una mano introducir el dedo índice de la otra por la pared lateral de la boca hasta la faringe . A continuación con una acción de gancho, y sacado el dedo pegado a la cara anterior interior de la otra mejilla, se intenta desimpactar el cuerpo extraño y desplazarlo hacia la boca, donde puede ser retirado.

 

LACTANTES (Menor de 1 año)

Si al intentar ventilar a un lactante observamos que no entra el aire y que no se eleva el tórax, debemos proceder con las maniobras de desobstrucción de la vía aérea para conseguir el flujo respiratorio necesario realizando los “golpes dorsales” y “compresiones torácicas”. Los golpes dorsales consisten en administrar golpes en la espalda (zona interescapular) con el talón de la mano abierta mientras se sostiene al lactante en posición decúbito prono sobre el antebrazo del reanimador con la cabeza más baja que el tronco.

Si se visualiza el cuerpo extraño, se debe de intentar su extracción manual. En caso contrario, intentar ventilar nuevamente dos veces. Se recomienda realizar series de 5 golpes y 5 compresiones torácicas entre los intentos de ventilación, mirar dentro de la boca intentando ver el cuerpo extraño puede ser empujado involuntariamente hacia la vía aérea agravando aún más la obstrucción, por contra hay que mirar la boca y si el cuerpo extraño es visualizado se debe de extraer.

El barrido digital en el lactante está contraindicado siempre que no se visualice el objeto que esté obstruyendo la vía aérea.

DISCUSIÓN

La aspiración de cuerpos extraños en niños están provocadas en un 90% por la ingesta de frutos secos, en E.E.U.U. se producen 300.000 muertes de niños al año por obstrucciones provocadas por frutos secos.

Al producirse la aspiración, el cuerpo extraño puede pasar a la tráquea provocando la muerte en pocos segundos, cuando un cuerpo extraño quede alojado en la tráquea lo más lógico es acudir a un servicio de urgencias para la realización de una broncoscopia urgente y extraer la pieza (si no se ha resuelto por medio de los maniobras manuales) en la mayor parte de los casos los niños mueren en su domicilio o de camino al hospital probablemente por la falta de información de la población..

Las coautoras * y ** de éste trabajo somos Instructoras de Reanimación Cardio Pulmonar Básica y Avanzada, haciendo referencia a un trabajo de investigación publicado en la revista “Latido” que edita la Asociación Española de cardiología, (n.º 21 del 2000) donde reflejamos que parte de nuestra labor docente la dedicamos desde 1987 (la coautora *) y desde 1997 (la coautora **) a la elaboración e impartición de cursos de R.C.P. Básica y Avanzada, así como sus correspondientes seminarios, tanto en Instituciones sanitarias como en Ayuntamientos, dirigido a profesionales sanitarios y no sanitarios.

La obstrucción de vías aéreas forma parte de nuestro programa como una de las causa de parada respiratoria y posteriormente parada cardíaca.

La muerte reciente (Marzo 2001) de una niña de tres años en nuestra ciudad por el atragantamiento de un quesito, la desolación y el desespero de los padres, la impotencia y el mal estar de los presentes, los esfuerzos del personal sanitario que le atendieron sin poder resolver nada por el factor tiempo, era demasiado tarde y la niña había entrado en parada cardiorespiratoria.

El fomentar la educación sanitaria a toda la población lo consideramos importante, determinadas técnicas manuales pueden, con una cierta destreza, salvar la vida en estos casos.

Aunque a veces no hay remedio, en ocasiones el poder practicar los primeros auxilios puede salvar la vida tanto al niño como al adulto.

BIBLIOGRAFÍA

1. Paulett, R. N.: Cuidados Pediátricos en Enfermería. Ediciones Doyma, 1985.
2. Segarra, J.: Los origenes de la Pediatría. Lab. Sandoz. 1994
3. Azpiazu, J. L.: Recomendaciones en Reanimación Cardiopulmonar. Edi. ELA. 1994.
4. Stauch, M.: Resucitación Cardiopulmonar. Tomo I. Lab. SEARLE. 1997.
5. Evans, T. R.: A.B.C de la Reanimación. Ed. SALVAT. 1987.
6. Azpiazu, J. L.: Resucitación Cardiopulmonar Avanzada. Ed. ELA. 1996.
7. Bonastre, M.: Curso de Resucitación Cardiopulmonar Avanzada. (Consellería de Sanidad y Consumo) 1994.
8. Guía Infantil. Salud y Seguridad, psicología, educación, ocio y cuestiones legales. Centro de estudios Prenatal. 1987.
9. Soler, J. J.: Manual de Urgencias. Edita Hosp. General Universitario Valencia. 1998.
10. Cchioca, E.: Obstrucción de la vía aérea de un niño. Revista Nursing. Marzo 2001.