TRASPLANTE RENAL. ACTUALIZACIÓN Y CUIDADOS DE ENFERMERÍA

Autor

Gea Caballero, V.*

* D.U.E. Hospital Dr. Peset Aleixandre. (Servicio Urología-Nefrología).

Resumen

El presente trabajo trata sobre los conocimientos mínimos que enfermería debe tener en la atención al paciente trasplantado renal, fruto de tres años de experiencia en este trabajo, y hace un repaso básico a tres temas fundamentales: medicación inmunosupresora, actividades de enfermería y educación para la salud.

La medicación es un tema extremadamente complicado, medicamentos muy especiales, con administraciones y efectos secundarios que conviene conocer y que se comentan detalladamente en el texto.

Las actividades de enfermería son explicadas para el conocimiento de los enfermeros que son o podrían ser potenciales trabajadores en este campo.

Para finalizar, un apartado fundamental en nuestra ciencia: la educación para la salud. Aquí se comentan una serie de recomendaciones generales básicas, que todo enfermero debe conocer para poder ejecutar la educación para la salud.

 

PALABRAS CLAVE: Trasplante Renal. Rechazo. Inmunosupresión. Infección. IRC Insuficiencia Renal Crónica. Diálisis.

 

1. INTRODUCCIÓN

La idea de combatir la enfermedad mediante el trasplante de órganos sanos es tan antigua como la humanidad. Así, conocemos el trasplante desde la mitología egipcia y griega. Los primeros casos de trasplante renal se remontan a principios de siglo; era el caso de los heterotrasplantes, es decir, órganos de otras especies trasplantados a seres de la raza humana. Los primeros homotrasplantes conocidos (entre individuos humanos) se realizaron en EEUU sobre los años 50, con riñones de donante cadáver. Los trasplantes de donantes vivos comenzaron unos años más tarde.

A excepción de los trasplantes con órganos de gemelos univitelinos (entre los cuales la compatibili- dad es total y, por lo tanto, no puede haber rechazo), la evolución de los trasplantes fue muy mala, porque el injerto provocaba una potente reacción inmunológica.

Actualmente, los trasplantes renales se realizan para aumentar la esperanza y calidad de vida de los pacientes con IRC. Pero los trasplantes entrañan muchos problemas y riesgos: rechazo agudo, rechazo crónico, efectos secundarios,... Todos ellos han disminuido en los últimos años debido a una mejor clasificación de los antígenos de histocompatibilidad de los leucocitos, así como al desarrollo y evolución de los fármacos inmunosupresores.

Enfermería, como parte integrante de un equipo multidisciplinar, debe conocer y saber aplicar sus conocimientos en éste tema, dado el gran auge y buenos resultados que se están obteniendo en todo tipo de trasplantes.

2. FÁRMACOS INMUNOSUPRESORES

Uno de los pilares básicos de la actual evolución de los trasplantes renales es el constituido por los inmunosupresores. Es fundamental conocer cuales son los fármacos más utilizados actualmente, así como sus efectos terapéuticos y sus efectos secundarios.

2.1. CORTICOSTEROIDES

Son utilizados como supresores de la inmunidad debido a sus efectos sobre la respuesta inflamatoria, inmune y hormonal.

Debido a esta serie de efectos, posee gran cantidad de efectos colaterales indeseables:

Efectos cushingoides

Susceptibilidad a las infecciones

HTA

Retraso en la cicatrización de las heridas

Intolerancia a la glucosa

Gastritis y enf. gastroduodenal

Obesidad

Hiperlipemia

2.2. AZATIOPRINA

Inhibe la síntesis de purinas y de ARN evitando la mitosis y la proliferación de linfocitos T y B. Su administración es adecuada para prevenir el rechazo, pues su actividad es muy débil cuando se presenta un rechazo agudo.

Efectos secundarios:

Leucopenia

Trombopenia

Anemia

Infección

Neoplasia

Hepatotoxicidad

Pancreatitis

2.3. CICLOSPORINA A

La ciclosporina A es un potente fármaco inmunosupresor que ha supuesto la entrada en una nueva era de la supresión selectiva de la respuesta inmune, que tiene un efecto más localizado sobre la inhibición funcional linfocitaria, en tanto que sigue mantenida la función de macrófagos y ac. polimorfonucleares. Por tanto, su importancia radica en que, a diferencia de fármacos inmunosupresores anteriores, inhibe selectivamente la respuesta inmune.

Ello a conducido a una considerable mejoría en los resultados de supervivencia del trasplante renal, tanto a nivel de supervivencia del paciente como del injerto.

Se puede administrar tanto por vía oral como por vía endovenosa (por V.O. debe tomarse fuera de las comidas, pues puede interferir su absorción de forma significativa; por ello, y dada su pauta cada 12 horas, será preferible administrarse 30-60 minutos antes de desayuno y cena).

Efectos secundarios:

- A nivel renal:

Nefrotoxicidad: Descenso funcional y reversible del filtrado glomerular

Fibrosis intersticial crónica

Microangiopatía trombótica

HTA

Alteraciones hidroelectrolíticas

- A nivel extrarrenal:

Hepatotoxicidad

Alt. neurológicas

Alt. cutáneas

Alt. hematológicas

Alt. Metabólicas

Predisposición al desarrollo de ciertas infecciones y neoplasias.

2.4. MICOFENOLATO MOFETIL

Es un inmunosupresor que, al igual que la azatioprina, inhibe la síntesis de purinas, aunque, a diferencia de ésta y basándose en varios estudios que han comparado la triple terapia ciclosporina-corticosteroides-azatioprina frente a ciclosporina-corticosteroides-micofenolato mofetil, éste último posee una mayor eficacia inmunosupresora en la prevención del rechazo agudo.

Se administra por vía oral (al igual que la ciclosporina, debe tomarse fuera de las comidas, siguiendo la misma pauta).

2.5. OKT3

Es un anticuerpo monoclonal murino antiCD3. Actúa bloqueando el reconocimiento antigénico e inhibiendo la función de las células T.

Es un potente inmunosupresor utilizado tanto en la profilaxis del rechazo agudo como en el tratamiento del mismo.

La primera dosis debe administrarse con precaución, ya que puede producir una reacción denominada síndrome clínico asociado a OKT3 (síndrome por liberación de citocinas: aaumento brusco de temperatura,...).

2.6. ATGAM

Inmunoglobulina antitimocitaria de caballo. Es un inmunosupresor selectivo de los linfocitos (provoca una disminución en sangre periférica de los linfocitos T).

Se administra en procesos de rechazo en pacientes con trasplante renal. Si se administra junto con la terapia convencional en el momento del rechazo, aumenta la frecuencia de resolución del mismo.

También es pautado para la prevención del rechazo, administrado como complemento de otra terapia inmunosupresora.

Se administra por vía I.V.

Efectos secundarios:

Fiebre.

Escalofríos.

Leucopenia.

Trombopenia.

Reacciones dermatológicas: prurito, urticaria, sarpullido,...

Se administrará por vía I.V. a dosis de 10 a 30 mg/Kg/día. Habrá que tener la prevención de no diluirlo en soluciones de dextrosa o glucosa.

Es conveniente realizar previamente a su administración una prueba intradérmica de reacción. Es positiva si el diámetro de reacción es superior a 10 mm.

Se administrará lentamente (más de 4 horas) con filtro de 0´2 a 1 micras.

No conservar en solución más de 12 horas. Desecharla.

2.7. TIMOGLOBULINA

Inmunoglobulina de conejos antitimocitos humanos.

En el trasplante de órganos se administra como prevención o tratamiento del rechazo agudo.

Se administra por vía intravenosa una vez diluido, en bomba caudalímetra, nunca en menos de 4 horas, siempre bajo vigilancia constante. Se recomienda administrar previamente a la timoglobulina un antihistamínico de síntesis una hora antes.

Puede realizarse una prueba intradérmica previamente para comprobar nivel de reacción (0,1 ml).

Efectos secundarios:

- Fiebre, escalofríos, erupción cutánea.

- Trombocitopenia, neutropenia.

- Posible reacción anafiláctica.

Como profilaxis del rechazo, se administrará 1,5 mg/Kg/día durante 1 a 3 semanas.

Como tratamiento de un rechazo, entre 2,5 y 5 mg/Kg/día (duración según evolución).

2.8. OTROS INMUNOSUPRESORES

Anticuerpos monoclonales antiCD45.

TCR: inhibición del reconocimiento antigénico.

Sueros policlonales antilinfocitarios.

Anticuerpos monoclonales antimoléculas accesorias y coestimuladoras.

Anticuerpos antimoléculas de adhesión.

Oligonucleótidos antisentido.

2.9. PAUTAS DE INMUNOSUPRESIÓN

2.9.1. Pacientes con riesgo estándar:

Triple terapia con esteroides, ciclosporina y azatioprina o micofenolato mofetil.

- ESTEROIDES:

Partiendo de 250 mg vía IV el día 1, ir disminuyendo la dosis progresivamente hasta 10 mg vía oral cada 24 horas en dos tomas ( desayuno y cena) a partir de los 6 meses.

Con respecto a los corticoides cabe reseñar que no hay un consenso sobre la dosis óptima en el mantenimiento del injerto.

- AZATIOPRINA:

Desde 2,5 mg/Kg IV el día 1, ir disminuyendo la dosis (vía oral) hasta suspender a los 3 meses.

- MICOFENOLATO MOFETIL:

Inhibe la síntesis de purinas. Es un potente inmunosupresor que, administrado conjuntamente con ciclosporina y esteroides, previene el rechazo agudo.

Administrar 2 mg / día indefinidamente en dos tomas cada 12 horas.

- CICLOSPORINA:

Dosis inicial de 8 mg/Kg vía ora administrada un mínimo de 6 horas antes de la cirugía.

Seguir con 8 mg/Kg /día en dos tomas cada 12 horas.

La dosis se ajusta según niveles sanguíneos de ciclosporina debido a su estrecho margen terapéutico (eficacia/toxicidad).

2.9.2. Pacientes con alto riesgo inmunológico:

A. Pacientes con elevada sensibilización HLA (tasa de anticuerpos > 50% panel) y retrasplantes (especialmente los retrasplantes con pérdida prematura del injerto por rechazo).

B. Pacientes que debutan con necrosis tubular aguda (NTA).

Dichos pacientes serán tratados, durante los primeros 7 a 14 días, con (a elegir):

1. Globulinas antitimocíticas (ATGAM) 10-30 mg/Kg/día

2. Anticuerpos monoclonales antiCD3 (OKT3) 5 mg/día.

A ello se le añadirá la terapia inmunosupresora prednisona + azatioprina a dosis anteriores. 48 horas antes de suspender globulinas u OKT3, se iniciará tratamiento con dosis plenas de ciclosporina.

ANEXO

A la pauta inmunosupresora protocolaria de cada servicio, habrá que añadir una medicación base, que generalmente consistirá en:

- ATB de amplio espectro.

- Protectores gástricos.

- Antimicóticos orales.

- Heparina S.C.

- Eritropoyetina.

Además, deberemos insistir en la movilización de MMII mientras estén encamados, realización de fisioterapia respiratoria, deambulación lo más temprana posible, etc.

3. PRETRASPLANTE

3.1. Verificar

- Historia y datos del paciente.

- Hoja de órdenes médicas.

- Pruebas analíticas.

- Consentimiento informado.

3.2. Realizar pruebas que competen a enfermería

- Informar y aclarar dudas al paciente.

- Lavado corporal.

- Toma de constantes vitales.

- Analíticas de sangre y orina.

- Pruebas cruzadas y reservas de concentrados de hematíes.

- Canalización vía periférica.

- ECG.

- Rx tórax y abdomen de control preoperatorio.

- Preparación para colocación de catéter de vía central (cava, subclavia, generalmente de 2-3 vías-preferible triple vía-).

- Administrar tratamiento inductor de inmunosupresión.

- Realización o no de Hemodiálisis previa según estado del receptor.

- Colocar bata de quirófano.

- Preparación campo quirúrgico.

- Preparación de la habitación receptora del paciente.

- Apoyo psicológico a paciente y familia.

- Registro detallado de todas las actividades realizadas.

4. POSTRASPLANTE

4.1. Material

- Batas, gorros, calzas, guantes no estériles, mascarillas,...

- Sistemas de oxigenoterapia.

- Bomba de aspiración.

- Esfingomanómetro.

- Termómetro.

- Báscula.

- Material de fisioterapia respiratoria.

- Soportes sueros.

- Diuresis (sistema de control de diuresis horaria y con circuito cerrado).

4.2. Verificar

- Limpieza de habitación (incluidas paredes).

- Verificar la identidad del paciente,

- Correcto funcionamiento de tomas de oxígeno, vacío, etc.,

- Comprobar aparatos (bombas de perfusión, monitores cardíacos, TA, ...).

Actividades:

- Aislamiento protector.

- Presentarse e identificarse.

- Revisar hoja de incidencias de enfermería de quirófano y reanimación.

- Revisar hoja de órdenes médicas.

- Colocar oxigenoterapia.

- Revisar y cambiar, según proceda, sueroterapia.

- Comprobar drenajes, bombas de perfusión, apósitos, sondas,...

- Valorar nivel de conciencia y constantes vitales (horariamente).

- Colocar sistema de medición de diuresis horaria, (vigilar hematuria, coágulos,...).

- Valorar estado respiratorio.

- Valorar la presencia de dolor. Si es así, administrar antiálgicos según pauta.

- Valorar ansiedad, náuseas, vómitos,...

- Estricto control del balance hidroelectrolítico.

- Administrar el tratamiento pautado.

- Curas diarias con estricta técnica aséptica.

- Vigilancia extrema de signos de infección, tanto sistémicos como locales.

- Estricto control de los síntomas de rechazo agudo.

- Ayudar en las actividades de la vida diaria fomentando la máxima independencia posible.

- Procurar actividades recreativas.

- Animar a la deambulación lo mas precozmente posible.

- Registro de las actividades en hoja de evolución de enfermería.

ANEXO

Informar a los familiares de las normas del centro, tanto generales como específicas del trasplante:

Sala de espera.

Horario de visitas.

Colocación de bata, mascarilla, gorro y calzas para las visitas.

Cuanto menor sea el número de visitas, más estricto será el aislamiento.

Prohibición de visitas a familiares con catarros u otras infecciones.

Horario de informe por parte del facultativo.

Número de teléfono de la habitación (sí pueden hablar con el enfermo).

Otra información de interés para paciente y familia.

 

TABLA 1
Signos y síntomas de un rechazo agudo de riñón trasplantado

1. Disminución de la diuresis: oliguria, anuria.
2. Temperatura > 37.5 ºC.
3. Dolor o hipersensibilidad sobre el riñón trasplantado.
4. Edema.
5. Ganancia de peso, superior a 1 Kg / día.
6. HTA.
7. Malestar general.
8. Aumento de los valores de urea y creatinina séricas.
9. Disminución del aclaramiento de creatinina.

 

 

5. EVOLUCIÓN

Una vez superado el postoperatorio inmediato, seguiremos vigilando la evolución del paciente, aunque se habrá quedado atrás la posibilidad de un rechazo sobreagudo (aparece nada más realizar el injerto o en las primeras horas posteriores a éste).

5.1. MATERIAL

En la evolución del trasplantado, deberemos contar con todos los medios materiales y humanos necesarios para el buen control de todas las necesidades del paciente, así como para poder cubrir cualquier urgencia que pudiera presentarse.

Generalmente, dispondremos de todo el material que se enumeró anteriormente para el postrasplante inmediato.

5.2. ACTIVIDADES

Preparación de la habitación con las mismas características que el postoperatorio inmediato, aunque podrá permanecer con él un familiar con vestimenta adecuada (bata, gorro, calzas, mascarilla), no estando permitidas las visitas. El personal sanitario y no sanitario deberá respetar también estas normas.

Revisión de sondas, drenajes, vías intravenosas periféricas y centrales (generalmente, y salvo complicaciones adicionales, la sonda vesical se retirará al 7º día -si no surgen complicaciones-, el drenaje 24 horas después de no drenar nada, los goteros se retirarán según evolución y siempre según prescripción facultativa, aunque siempre necesitaremos las vías -obturadores heparinizados- para la administración de medicación). Las puntas de los catéteres podrán ser cortadas y enviadas al laboratorio de microbiología para su cultivo, según protocolo.

Evaluación continua del estado del paciente y de los objetivos del plan de enfermería, para ir modificándolos de acuerdo con la evolución y los resultados (presencia de signos de infección, exudado de la herida quirúrgica, apósitos manchados, náuseas y vómitos, estado general y anímico del paciente, etc.)

Toma de constantes vitales según protocolo (en general, y si no hay complicaciones, una vez por turno).

Balance hidroelectrolítico según protocolo ( generalmente una vez por turno).

Control del peso diario, preferiblemente por la mañana, a la misma hora y en la misma báscula.

Cura diaria de la herida quirúrgica con estricta técnica aséptica, evitando en lo posible la excesiva instrumentación durante la cura.

Administración del tratamiento pautado.

Las bandejas de comida serán desechables.

Realizar analíticas con cultivos de orina y líquido de drenaje con la frecuencia estimada por el facultativo.

En el momento del alta, el paciente debe ser capaz de realizar sus autocuidados en el máximo grado posible (debe alcanzar como mínimo la independencia que tenía previamente al trasplante, siempre que las condiciones de la evolución hayan sido satisfactorias).

Registro minucioso de todas las actividades, y sobre todo los medicamentos administrados y las incidencias que hubieran podido ocurrir.

No dudar en avisar al nefrólogo ante cualquier duda o problema que hubiera podido presentarse.

6. COMPLICACIONES

6.1. RECHAZO HIPERAGUDO

Desde minutos postrasplante hasta las primeras 72 horas. Es de rara prevalencia.

Devolución muy rápida y cuadro grave:

Anuria.

Descenso inexplicable del hematocrito y plaquetas.

Hemólisis intravascular.

Dolor abdominal intenso.

Características del injerto:

Color violáceo.

Disminución de tamaño

Consistencia fláccida.

Causas del rechazo hiperagudo: Situaciones en las que había anticuerpos circulantes preformados de forma específica a grupos sanguíneos mayores o aloantígenos HLA.

Tratamiento: nefrectomía.

TABLA 2
Factores de riesgo para la nefropatía crónica del injerto

1. Factores de riesgo inmunológicos:

- Grado de compatibilidad HLA.
- Episodios de rechazo agudo.
- Grado de inmunosupresión.
- Donante vivo o cadáver.
- Incumplimiento terapéutico.
- Infección por CMV (citomegalovirus).

2. Factores de riesgo no inmunológicos:

2.1. Dependientes del donante:

- edad (<3 y >61 años).
- Raza (negra).
- Sexo (mujer).

2.2. Dependientes del receptor:

- Raza (negra).
- Diabetes.
- Obesidad masiva.

 

6.2. RECHAZO AGUDO

Pérdida de equilibrio entre la respuesta inmune y la medicación inmunosupresora. La mayoría (85%) ocurren en los 6 primeros meses.

Signos y síntomas:

Fiebre.

Elevación creatinina sérica.

Aumento del tamaño renal.

Oliguria.

Dolor local.

HTA.

Aumento de peso.

Proteinuria

El diagnóstico se basará en:

Cifras de creatinina.

Biopsia del injerto.

Citología aspirativa.

Ecografías.

Renograma isotópico.

Pronóstico: Dependerá de:

Diagnóstico precoz.

Intensidad del episodio de rechazo.

Aparición de complicaciones derivadas del tratamiento antirrechazo.

6.3. RECHAZO CRÓNICO O NEFROPATÍA CRÓNICA DEL INJERTO

Es un cuadro caracterizado por la progresiva, lenta e inexorable pérdida de la función renal del injerto. Es la causa tardía más frecuente de pérdida del injerto (75% en injertos de más de un año).

El rechazo crónico aparece generalmente en paciente s que han presentado varios rechazos agudos, o un rechazo agudo sin recuperación completa de la función renal.

Signos y síntomas:

Proteinuria de grado variable.

HTA.

Hallazgos histológicos:

Fibrosis de corteza y médula renal.

Engrosamiento de la capa íntima de los vasos (puede llegar a ocluirlos).

Glomerulopatía del trasplante: similar a una glomerulonefritis proliferativa.

Tratamiento: No existe un tratamiento específico para el rechazo crónico. Generalmente se seguirán los mismos pasos que en la I.R.C.:

Dieta baja en proteínas.

Control de la HTA.

Diálisis.

Eritropoyetina precoz si anemia.

El tratamiento inmunosupresor a seguir no está bien definido. Si se presentan más rechazos habrá que realizar una trasplantectomía.

6.4. COMPLICACIONES QUIRÚRGICAS

- Trombosis de la arteria o vena renal a nivel de suturas.

- Estenosis de la arteria del injerto.

- Fístulas urinarias.

- Colecciones líquidas perirrenales (hematoma, linfocele, abceso, urioma).

- Otros: problemas en la herida, TEP,...

6.5. COMPLICACIONES SECUNDARIAS A LA MEDICACIÓN INMUNOSUPRESORA

- Infecciones (ver punto 6).

- Complicaciones osteoarticulares: osteonecrosis aséptica, osteoporosis, retraso del crecimiento en niños.

- Complicaciones gastrointestinales: úlcera péptica, hemorragia digestiva, perforación intestinal.

- Otras: hepatitis, pancreatitis, diabetes, tumores, trastornos psiquiátricos, cataratas (secundarias a corticoides).

6.6. INFECCIONES

Son, junto al rechazo y a las enfermedades cardiovasculares, los problemas más frecuentes con que se encontrará el trasplantado.

 

TABLA 3
Infecciones más frecuentes en el paciente trasplantado renal

1. Infección urinaria.
2. Infecciones de la herida quirúrgica.
3. Infecciones pulmonares.
4. Infecciones por hongos, virus y gérmenes oportunistas.
5. Bacteriemia.
6. Otras

 

 

La incidencia de infección en el trasplantado renal según la literatura asciende al 60-80 %, resultando significativo que aproximadamente el 46 % de los casos se dieran durante el primer mes (hospitalización).

La alta incidencia de infecciones en el trasplantado viene condicionada por:

1.º Tratamiento inmunosupresor.

2.º Riesgo nosocomial.

3.º Otros: diabetes, edad,...

Los agentes causales son gérmenes habituales: Escherichia Coli, Stafilococcus Aureus, Stafilococcus Epidermis, Streptococcus Faecalis, Epstein Baar, Phneumociystis Carinii, CMV, Varicela, Listeria, etc.

4.º En el postoperatorio: fisioterapia respiratoria, aislamiento protector, evitar exploraciones invasivas, sospecha precoz de cualquier síntoma de infección, inmunosupresión adecuada,...

 

 

Tratamiento:

Diagnóstico precoz.

Tratamiento específico con ATB de amplio espectro hasta tener información de microbiología y antibiograma.

Tratamiento quirúrgico si fuera necesario.

Suspensión o reducción de la inmunosupresión.

6.7. OTRAS

- Neoplasias: La prevalencia de neoplasias está entre el 3-6%. Las neoplasias más frecuentes son las de piel (52%), seguidas de linfomas (3-12%), Sarcoma de Kaposi (6-10%), pulmón (10%), mama (5%), y otros (renales, digestivos,...).Las causas son atribuidas a la inmunodepresión.

- HTA: Es originada por los riñones nativos, por la ciclosporina A o debida a estenosis de la arteria renal del injerto. Está presente en el 40% de los casos, y asociada a obesidad y dislipemia, son factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, responsable del 20% de las muertes en los trasplantados.

- HDA, hepatopatía crónica por virus B y C, diabetes esteroidea, diversas glomerulopatías, osteoartropatías diversas, etc.

7. EDUCACIÓN SANITARIA

El primer paso consistirá en una entrevista para comprobar el nivel de conocimientos que posee el paciente, verificación de la medicación al alta y el tipo de dieta que debe seguir. Siempre debe comprobar que el paciente ha entendido sus explicaciones correctamente, resolviendo las dudas que se pudieran presentar. Proporcionar al paciente un nº de teléfono al que llamar en caso de alguna duda o problema. Registro de actividades en historia clínica.

7.1. Recomendaciones generales

Tomar la Tª dos - tres veces al día.

Control de T.A., peso y diuresis según indicación de su equipo de trasplantes (generalmente todos los días).

Seguir las revisiones indicadas por el equipo.

Cuando se esté en condiciones y lo apruebe su nefrólogo, realizar ejercicio ligero y regular.

Control preciso de ingesta - diuresis (balance).

Prevención de traumatismos (sobre todo en el área del injerto).

Reservar de forma funcionante las vías de diálisis.

Reintegración en su vida anterior solamente con las mínimas modificaciones necesarias.

7.2. Higiene

Estricta higiene corporal con jabón neutro y piel hidratada.

Buena higiene dental, con limpieza tras cada comida y revisiones periódicas por su odontólogo.

Mucha precaución en el caso de sufrir alguna herida, y si se da el caso, estricta higiene y curas con povidona yodada.

Consumo moderado de bebidas alcohólicas y reducir o abandonar el hábito de fumar.

7.3. Signos de infección

Ante cualquier signo de resfriado o gripe, consultar con su equipo de trasplantes para tratamiento (puede estar relacionado con una infección por CMV).

Si detectan febrícula (Tª>37.5 ºC) ponerse en contacto con su equipo de trasplantes.

Medidas orientadas a la prevención de la infección:

Evitar el contacto con personas con infecciones.

Revisiones dentales frecuentes.

Revisiones médicas.

Evitar inmunizaciones con vacunas con virus vivos (atenuados).

7.4. Medicación

Seguir atentamente las instrucciones dadas por su equipo de trasplantes.

Nunca hacer caso de las instrucciones del prospecto ni de recomendaciones de terceros.

Nunca tomar medicación alguna por su cuenta.

NUNCA dejar de tomar la medicación, aunque pasen años después del injerto, ni aunque note mejoría en su estado de salud o desaparezcan algunos síntomas (digestivos,...)

La medicación inmunosupresora habrá que tomarla 30-60 minutos antes de las comidas, excepto los corticoides.

7.5. Dieta

Habitualmente, y mientras dure el tratamiento con corticoides, tomar una dieta hiperproteica e hiposódica.

Seguir siempre las instrucciones de su equipo de trasplantes respecto a dietas especiales a seguir según la idiosincrasia del paciente (diabetes, hiperlipemia, HTA, ulcus gastroduodenal, etc.)

Aunque no se recomienda la ingesta de alcohol, pueden ingerir cerveza o vino a bajas cantidades (salvo prohibición expresa del equipo de trasplantes).

 

BIBLIOGRAFÍA

III CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA NEFROLOGÍA PARA ATS, 1983, Servicio de Nefrología, Dr. Orduño. Editorial: CENTRO RAMÓN Y CAJAL. MADRID, 1983. Pág. 122-141.
VADEMÉCUM INTERNACIONAL EN CD-ROM. MEDIMEDIA – MEDICOM. 39.ª edición. 1998.
LONG, B.C. - W.J. PHIPPS. ENFERMERÍA MÉDICO-QUIRÚRGICA. MADRID . Ed. INTERAMERICANA- McGRAW-HILL. 1992, 2.ª edición. Tomo 2: pág. 1276-1311.
FARRERAS – ROZMAN. MEDICINA INTERNA. 13 edición. Págs.: 882-896; 991-995.
PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN EN ENFERMERÍA NEFROLÓGICA, SEDEN (Sociedad Española De Enfermería Nefrológica).
HARRISON Thorn, Adams, Braunwald, Isselbacher, Petersdorf. MANUAL DE MEDICINA INTERNA. México. 1982, 5.ª edición en español. Tomo 2; págs: 483 a 492.
PROTOCOLOS DE TRASPLANTE RENAL, SERVICIO DE NEFROLOGÍA HOSPITAL Dr. PESET ALEIXANDRE, Valencia, 1996.
COMUNICACIONES PRESENTADAS AL X CONGRESO DE LA SEDEN. Editorial HOSPAL. MADRID. 1983.